Personas sin hogar

Nuestro proyecto está orientado a todas aquellas personas que no disponen de una vivienda digna, que carecen de recursos, de lazos comunitarios y familiares. Duermen en la calle, en estaciones de autobuses, en cajeros, en parques, en bancos, en albergues, pisos masificados o viviendas inadecuadas. Se llega a esta situación de calle través de un proceso, en el que existen varios motivos.

Estos pueden ser por razones:

Las más de 100 personas que atendemos en riesgo de exclusión social se pueden englobar en tres perfiles diferentes:

1.- Personas en situación de fragilidad social. Personas sin hogar, personas mayores con recursos mínimos. Que no tienen recursos suficientes para cubrir necesidades básicas. Vínculos sociales, alimentación.

2.-Personas con dificultad para acceder al mercado laboral, que mediante las nuevas líneas de trabajo y derivaciones con otras entidades, puedan tener una oportunidad.

El 90% son habitué, son hombres y un 20% son extranjeros. Beneficiarios altamente involucrados en el proyecto, llegamos a un colectivo que no se acerca a Servicios Sociales.

Estas personas asisten porque brindamos confianza. Pueden acceder a la Merienda, a través de derivaciones de otros recursos de la ciudad o de manera privada.

La vinculación con la Merienda

Los beneficiarios están altamente involucrados en el proyecto. Llegamos a un colectivo que no se acerca a Servicios Sociales. 

En la Merienda nadie es invisible, nuestros encuentros son para ellos de primordial importancia, y así nos lo manifiestan. Se sienten atendidos y escuchados.

Asistir a nuestros encuentros les hace ilusión.